Consejos evangélicos para el amor conyugal

Que no sea tu amor conyugal meramente frío y responsable, sino también tierno y afectivo, como es para nosotros el amor del Corazón de Cristo. Recuerda que has de «tener los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús» (Flp 2,5).

Sigue leyendo