Traficante confundió inclusive a la prensa vestido de Obispo.

Casi con aparente entusiasmo, los medios de prensa informaban de la detención de un supuesto prelado español, en Venezuela, por tráfico de drogas. El Portal de Internet, Terra Networks Chile, colocó la noticia en la portada de sus titulares: «Obispo español, detenido por tráfico». Pero más que rápido tuvieron que rectificar los textos y su actitud. El supuesto Obispo era tan falso como las fajas en las que llevaba la droga el impostor. El español de 67 años, que se habría disfrazado de obispo, fue detenido en un aeropuerto venezolano con casi ocho kilos de cocaína escondidos debajo de una burda copia de sotana. Angel Velasco Padilla fue capturado por un comando antidrogas de la Guardia Nacional en el aeropuerto internacional de Maiquetía, cuando pretendía abordar un vuelo rumbo a España en compañía de un joven de nacionalidad venezolana. Dijo que era Obispo en Holanda, «en la congregación de la Sagrada Familia». No hay tal Obispo ni tal comunidad que sea Diócesis, «… no es obispo y no tiene ninguna vinculación con la Iglesia, él se disfrazó y presentó identifación falsa…» dijo la autoridad en Venezuela. Definitivamente logró confundir a la prensa, pero no a la policia. Un tribunal de control le impuso, al impostor y traficante, una medida privativa de libertad y la fiscalía le acusó por tráfico de sustancias ilícitas.

Los comentarios están cerrados.