VIVIR LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA A DIARIO

CIUDAD DEL VATICANO, 29 OCT 2004 (VIS).-Los participantes en la asamblea plenaria del Pontificio Consejo «Justicia y Paz» fueron recibidos esta mañana por Juan Pablo II, que en el discurso que les dirigió puso de relieve cómo la doctrina social de la Iglesia puede ayudar a los cristianos en su vida diaria y guiarles en su compromiso para conseguir que el mundo sea un lugar de paz, de justicia y solidaridad. El Papa dedicó palabras especiales a los participantes en el Primer Congreso Mundial de los Organismos Eclesiales que trabajan por la justicia y la paz. «Habéis reflexionado -dijo- sobre las formas más adecuadas para anunciar el Evangelio en la compleja realidad de nuestro tiempo». Después se refirió al recientemente publicado Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, que definió como «un medio para ayudar a los cristianos en su compromiso diario para construir un mundo más justo, en la perspectiva evangélica de un verdadero humanismo solidario». «La doctrina social de la Iglesia -recalcó- debe ser mejor conocida, difundida integralmente y testimoniada con una acción pastoral constante y coherente». «En una época como la nuestra marcada por la globalización de la cuestión social, la Iglesia invita a todos a reconocer y afirmar la centralidad del ser humano en todos los ámbitos y en todas las manifestaciones de carácter social». «La doctrina social de la Iglesia -concluyó- (…) os abre horizontes de caridad. Esta, efectivamente, es la hora de la caridad, también de la caridad social y política, capaz de iluminar con la gracia del Evangelio las realidades humanas del trabajo, de la economía, de la política, construyendo los caminos de la paz, de la justicia y de la amistad entre los pueblos».

Los comentarios están cerrados.