"Gracias a la familia cristiana hemos nacido"

Madrid.-  El Cardenal Rouco Varela ha comenzado con una frase que engloba toda la importancia de la Misa de las Familias: “¡Gracias a la familia cristiana hemos nacido!”.
En la homilía ha destacado en varias ocasiones la XXVI Jornada Mundial de la Juventud, considerada como "un acontecimiento que ha significado para la Iglesia y la sociedad, especialmente en Madrid y en España, un verdadero torrente de gracia del Señor", donde "el Papa, celebró una fiesta de la fe, de la esperanza y de la caridad cristiana que ha conmovido el corazón de nuestro pueblo y el de todos los hombres de buena voluntad".
El Cardenal-Arzobispo de Madrid también se ha dirigido con fuerza sobre "los tiempos han sido y son difíciles para las familias, nacidas con el proyecto de constituirse y configurarse como una íntima comunidad de amor conyugal −del esposo a la esposa y viceversa−, fiel, indisoluble y abierto sin desnaturalizaciones voluntarias y sin reservas irresponsables al don de los hijos en conformidad gozosa con el plan de Dios". "La familia es una comunión de personas", dice Rouco Varela.
Asimismo, ha destacado la importancia del don y derecho a la vida diciendo que "la vida es un bien sagrado que el ser humano recibe de Dios". "El número de niños a los que en nuestras sociedades, de raíces cristianas, se les ha impedido nacer en estas tres últimas décadas, es sencillamente estremecedor", ha remarcado.
Al finalizar la celebración, el Cardenal-Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, ha invitado a todos los cristianos a asistir este verano al Gran Encuentro de las Familias en Milán (Italia).

Los comentarios están cerrados.