Santa María Goretti

De San Juan Pablo II a la juventud: Es necesario reafirmar con claridad que la pureza del corazón y del cuerpo debe ser defendida, pues la castidad ‘custodia’ el amor auténtico.

Sigue leyendo