Juan Pablo II: Educar para la Paz

El Papa recomendó que la educación para la paz debe comenzar desde la infancia y que se debe desarrollar tanto en las escuelas como en la familia. Durante el rezo del Angelus y ante miles de jóvenes y niños de la Acción Católica, dijo que también los niños pueden ser “actores de paz”, aunque “deben entrenarse para el diálogo y aprender a vencer el mal con el bien”. “Es necesario derrotar la injusticia con la justicia, la mentira con la verdad, la venganza con el perdón, el odio con el amor”, afirmó el Papa. Estaba acompañado en la ventana de su estudio por un niño y una niña, de 8 años de edad, que instaron al mundo a recordar a los menores que viven en zonas de guerra. Los pequeños lanzaron al aire una paloma blanca, pero el ave voló de regreso al estudio del papa. En medio de risas, el pontífice de 84 años parecía determinado a dejar en libertad al símbolo de la paz. Tomó la paloma mientras un asistente la volvió a traer al alféizar de la ventana, desde donde la ahuyentó para que se echara a volar. También expresó que esa educación ha de hacerse con «sabios consejos y, sobre todo, modelos válidos en la familia, la escuela y en todos los ámbitos de la sociedad. Las parroquias, las asociaciones, los movimientos y grupos eclesiásticos deben convertirse en lugares privilegiados de esa pedagogía de la paz y el amor, donde aprender a crecer juntos». Por eso invocó a la Virgen María para que «ayude a los jóvenes, que tanto desean la paz, a ser valientes y tenaces promotores» de la paz.

Los comentarios están cerrados.