Con Ella, en Ella y de Ella…

El Espíritu Santo, cuanto más encuentra a María, su querida e indisoluble Esposa, en una alma, tanto más poderoso y dinámico se muestra para producir a Jesucristo en esa alma y a ésta en Jesucristo…

 

La Consagración Total a María,  no queriendo San Luis Mª que se transforme en la gestación de alguna estructura, ya que su finalidad es sacar de la tibieza, devolver el fervor y vivir los frutos del bautismo, que se traducen en una vida abandono total a la voluntad Divina, en un camino de Santidad y el deseo de una amorosa inmolación a Jesús; sin embargo ha sido la inspiración de tantas congregaciones, movimientos y organizaciones marianas, por ser  recomendado por los Pontífices,   como instrumento pastoral  a los sacerdotes, para las parroquias, familias y fieles en general, haciendo tangible, en la medida en que se viva con la intensidad del Espíritu  Santo y no se entibie con la vanidad espiritual. 

En los últimos años, miles de fieles, tanto de modo personal, por medio del Tratado, así como masivo, por medio de parroquias, congregaciones y movimientos, como una gracia claramente derramada por el Espíritu Santo, para que nuestra Madre forme los corazones de los fieles, en este tiempo crucial, cautivando los corazones de los Apóstoles de su Inmaculado Corazón.

Ese fue el mismo espíritu que impulso al Padre Luciano Ciciarelli, sacerdote montfortiano, a predicar la Consagración Total a María, desde el Perú para toda América, y desde 1999, para todo el mundo. Su testimonio no solo anunció el Reino de María, sino que también fue fuente de miles de vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y matrimonial, impulso la formación de fundaciones religiosas, misioneras y caritativas, así como una diversidad de tantos apostolados, entre los que se encuentran éste, Regnum Dei, de promoción de la Fe y la Devoción Mariana, que recogió de una conferencia del Padre Luciano en Chile,  la Sra. Carmen Hernandez de Romero, que con sus hijos (uno de ellos sacerdote), han procurado colaborar y participar, con toda iniciativa modesta, que desde la pureza de intención, quiere trabajar para la extensión del Reino de María, que es el mismo Reinado de Cristo Jesús.

  En el mismo camino del Padre Luciano, ha sido el Corazón Materno de la Reina de la Paz, donde encuentran el gozo y la esperanza del Corazón de Cristo, todos aquellos que han encadenado espiritualmente sus vidas, en una esclavitud amorosa, quienes se han Consagrado al Señor por medio de María.

Los invitamos a renovar la Consagración Total a María, el día del Sagrado Corazón de Jesús o el Inmaculado Corazón de María,  según el carisma y comunidad eclesial de cada uno, y las posibilidades de la situación particular de cada país, diócesis o movimiento, colocando nuestras vidas en las manos de la Esclava del Señor, Reina y Soberana de la Creación, Reina de la y Madre de la Iglesia y Reina de la Paz.

 

Leamos juntos este trozo del Tratado:

El Espíritu Santo, cuanto más encuentra a María, su querida e indisoluble Esposa, en una alma, tanto más poderoso y dinámico se muestra para producir a Jesucristo en esa alma y a ésta en Jesucristo…

Dios Padre entregó su Unigénito al mundo solamente por medio de María. Por más suspiros que hayan exhalado los patriarcas, por más ruegos que hayan elevado los profetas y santos de la antigua ley durante 4,000 años a fin de obtener dicho tesoro, solamente María lo ha merecido y ha hallado gracia delante de Dios por la fuerza de su plegaria y la elevación de sus virtudes. El mundo era indigno dice San Agustín de recibir al Hijo de Dios inmediatamente de manos al Padre.

Quien lo entregó a María para que el mundo lo recibiera por medio de Ella.

Dios Hijo se hizo hombre para nuestra salvación, pero en María y por María.

Dios Espíritu Santo formó a Jesucristo en María, pero después de haberle pedido consentimiento por medio de los primeros ministros de su corte.  Dios Padre comunicó a María su fecundidad, en cuanto una pura creatura era capaz de recibirla para que pudiera engendrar a su Hijo y a todos los miembros de su Cuerpo Místico.

Dios Hijo descendió al seno virginal de María como nuevo Adán a su paraíso terrestre, para complacerse y realizar allí secretamente maravillas de gracia.

Este Dios hombre encontró su libertad en dejarse aprisionar en su seno.

Manifestó su poder dejándose llevar por esta jovencita; Cifró su gloria y la de su Padre en ocultar sus resplandores a todas las creaturas de la tierra, para no revelarlos sino a María.

Glorificó su propia independencia y majestad, sometiéndose a esta Virgen amable en la concepción, nacimiento, presentación en el templo, vida oculta de treinta años, hasta la muerte, a la que Ella debía asistir, para ofrecer con Ella un solo sacrifico y ser inmolado por su consentimiento al Padre eterno, como en otro tiempo Isaac por la obediencia de Abraham a la voluntad de Dios.

Si examinamos de cerca el resto de la vida de Jesucristo, veremos que ha querido inaugurar sus milagros por medio de María.

Por la palabra de Ella santificó a San Juan en el seno de Santa Isabel, su madre, habló María, y Juan quedó santificado. Este fue su primero y mayor milagro en el orden de la gracia.

Ante la humilde plegaria de María, convirtió el agua en vino en las bodas de Caná. Era su primer milagro en el orden de la naturaleza. Comenzó y continuó sus milagros por medio de María y por medio de Ella los continuará hasta el fin de los siglos.

Dios Espíritu Santo, que es estéril en Dios es decir, no produce otra persona divina en la Divinidad se hizo fecundo por María, su Esposa. Con Ella, en Ella y de Ella produjo su obra maestra, que es un Dios hecho hombre, y produce todos los días hasta el fin del mundo a los predestinados y miembros de esta Cabeza adorable.

Por ello, cuanto más encuentra a María, su querida e indisoluble Esposa, en una alma, tanto más poderoso y dinámico se muestra para producir a Jesucristo en esa alma y a ésta en Jesucristo.

La salvación del mundo comenzó por medio de María y por medio de Ella debe consumarse. María casi no se manifestó en la primera venida de Jesucristo, a fin de que los hombres poco instruidos e iluminados aún cerca de la persona de su Hijo, no se alejaran de la verdad aficionándose demasiado fuerte e imperfectamente a la Madre, como habría ocurrido seguramente, si Ella hubiera sido conocida, a causa de los admirables encantos que el Altísimo le había concedido aún en su exterior.

Dios quiere, pues, revelar y manifestar a María, la obra maestra de sus manos, en estos últimos tiempos.

 Porque Ella se ocultó en este mundo y se colocó más baja que el polvo por su profunda humildad, habiendo alcanzado de Dios, de los Apóstoles y Evangelistas que no la dieran a conocer.

 Porque Ella es la obra maestra de las manos de Dios, tanto en el orden de la gracia como en el de la gloria y El quiere ser glorificado y alabado en la tierra por los hombres.

 Porque Ella es la aurora que precede y anuncia al Sol de Justicia, Jesucristo, y por lo mismo, debe ser conocida y manifestada, si queremos que Jesucristo lo sea.

 Porque Ella es el camino por donde vino Jesucristo a nosotros la primera vez y lo será también cuando venga la segunda, aunque de modo diferente.

 Porque Ella es el medio seguro y el camino directo e inmaculado para ir a Jesucristo y hallarlo perfectamente. Por ella deben resplandecer en santidad. Quien halla a María, halla la vida, es decir, a Jesucristo, que es el Camino, la Verdad y la Vida. Ahora bien, no se puede hallar a María sino se la busca, ni buscarla si no se la conoce, pues no se busca ni desea lo que no se conoce. Es, por tanto, necesario que María sea mejor conocida que nunca, para mayor conocimiento y gloria de la Santísima Trinidad.

 Porque María debe resplandecer más que nunca en los últimos tiempos en misericordia, poder y gracia:

En misericordia, para recoger y acoger amorosamente a los pobres pecadores y a los extraviados que se convertirán y volverán a la Iglesia católica; En poder, contra los enemigos de Dios, los idólatras, cismáticos, mahometanos, judíos e impíos endurecidos que se rebelarán terriblemente para seducir y hacer caer, con promesas y amenazas, a cuantos se les opongan, En gracia, finalmente, para animar y sostener a los valientes soldados y fieles servidores de Jesucristo, que combatirán por los intereses del Señor,

g. Por último, porque María debe ser terrible al diablo y a sus secuaces «como un ejército en orden de batalla» sobre todo en estos últimos tiempos, porque el diablo sabiendo que le queda poco tiempo y menos que nunca para perder a las gentes, redoblará cada día sus esfuerzos y ataques. De hecho, suscitará a en breve crueles persecuciones y tenderá terribles emboscadas a los fieles servidores y verdaderos hijos de María, a quienes le cuesta vencer mucho más que a los demás.

(San Luis María Grignon de Montfort, Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen)

Los comentarios están cerrados.