Proyecto de ley para proteger instituciones católicas

Washington (Gaudium Press) El senador republicano por la Florida Marco Rubio, ha introducido un proyecto de ley -el Religious Freedom Restoration Act of 2012 (proyecto de ley de Restauración de la Libertad Religiosa de 2012)- que liberaría a las instituciones de iglesias de pagar el cubrimiento de servicios de contracepción y esterilización de sus empleados en sus planes de salud, procedimientos atentatorios de la libertad de la Iglesia Católica en los EE.UU.
El 20 de enero pasado un mandato del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS por su sigla en inglés) -dependencia del ejecutivo- determinó la obligación de instituciones como escuelas, hospitales y organizaciones caritativas católicas a pagar por los anticonceptivos y anticonceptivos-abortivos en sus planes de salud en contra de sus convicciones morales, y a los seguros privados católicos ofrecer anticonceptivos y esterilizaciones para los trabajadores.
Para el Senador Marco Rubio el mandato del HHS viola "los derechos de conciencia y las libertades religiosas de nuestro pueblo"
"Bajo este presidente [Obama], tenemos un gobierno que se ha vuelto demasiado grande, demasiado caro y ahora aún más dominante al obligar a las entidades religiosas a abandonar sus creencias. Este es un proyecto de ley de sentido común que simplemente dice que el gobierno no puede obligar a las organizaciones religiosas a abandonar los principios fundamentales de su fe, porque el gobierno así lo diga ", afirmó Rubio en apoyo a su proyecto de ley.
Elogiando el proyecto se pronunció también Marie Hilliard, directora de bioética y política pública de Centro Católico Nacional de Bioética":
"Exigir a otros proporcionar y pagar por el seguro de estos medicamentos anticonceptivos y abortivos y procedimientos, (…) es una violación sin precedentes de la libertad religiosa y de conciencia y debe ser objeto de una fuerte oposición. El Centro Nacional Católico de Bioética se une a todas las personas comprometidas con el principio de la libertad, sobre el cual fue fundado este país, al dar la bienvenida a la introducción de la Ley de Restauración de Libertad Religiosa de 2012 ", expresó Hilliard.
El decreto de HHS ya viola la ley, afirman estudiosos
Por su parte Ed Whelan, un estudioso del derecho que escribe en el National Review Online, sostiene que la norma federal del HHS ya "viola la actual Ley de Restauración de Libertad Religiosa, así que no veo ninguna necesidad de una nueva ley. Pero quizá el proyecto de ley del senador Rubio ayudará a centrar la atención en lo notablemente hostil que es la administración Obama a los principios básicos de la libertad religiosa. "
A su turno Thomas Farr, director del Proyecto de Libertad Religiosa del Centro Berkley de Asuntos de Religión, la Paz y Asuntos Mundiales de Georgetown, reconoció que son varios los estudiosos que comparte la opinión de Whelan, de que el mandato del HHS sobre contracepción y esterilización ya está en violación de la "actual Ley de Restauración de Libertad Religiosa. Si estos puntos de vista son correctos, el asalto de la administración Obama sobre el catolicismo y la conciencia religiosa de millones de estadounidenses fracasará en los tribunales".
En entrevista con el National Catholic Register, Monseñor William Lori -presidente del Comité Ad Hoc sobre Libertad Religiosa de la Conferencia Episcopal Americana- dio la bienvenida al proyecto de Rubio. "Él haría frente a la inmediata amenaza causada por el decreto del HHS. Espero que él encontrará un amplio apoyo bipartidista y que haga su camino hasta el escritorio del presidente Obama".
Ante el desafío planteado por el mandato de contracepción del HHS, Mons. Lori dijo que "dos tipos de recursos -los litigios y legislación- se están estudiando intensamente en este momento" por parte de la Conferencia Episcopal.
Un columnista del Washington Post
"La asombrosa ambición de este precedente federal pronto será evidente para todas las instituciones religiosas. Obama está reclamando la autoridad ejecutiva para determinar cuáles misiones de los creyentes son religiosas y cuáles no lo son – y entonces, para regular agresivamente las instituciones, el gobierno declara que es secular ", dijo Michael Gerson en una columna en The Washington Post.
"La motivación última de la administración es incierta. ¿Ha adoptado un laicismo radical por convicción, o es cínicamente un llamamiento a los laicistas radicales? En cualquier caso, la guerra a la religión ya está declarada formalmente", dijo Gerson, quien también señaló que la administración podría haberse acomodado a los requerimientos la Iglesia y haber impuesto su mandato de la anticoncepción con poca controversia.
Con información de National Catholic Register

Los comentarios están cerrados.