San Pío de Pietrelcina

«Soy un confesor», le gusta decir al padre Pío. Así es, pues llega incluso a dedicar entre quince y diecisiete horas al día en recibir a los penitentes.

Sigue leyendo