¿Por qué se asustan?

Miren mis manos y mis pies: soy yo en persona. Tóquenme y dense cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como ven que yo tengo». Lc 24, 35-48

 

Tóquenme y dense cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como ven que yo tengo… Lc 24, 35-48

 

PADRES DE LA IGLESIA

San Cirilo: «El Señor queriendo probar que la muerte ha sido vencida y que su naturaleza humana ya había dejado la corrupción, les enseña en primer lugar las manos y los pies y los agujeros de los clavos».

San Beda: «Para demostrarles la veracidad de su resurrección, no sólo quiso que le tocasen sus discípulos, sino que se dignó comer con ellos para que viesen que había aparecido de una manera real y no de un modo fantasmal. Por esto sigue: “Y habiendo comido delante de ellos, tomó las sobras y se las dio”. Comió para manifestar que podía, y no por necesidad. La tierra sedienta absorbe el agua de un modo distinto a como la absorbe el sol ardiente: La primera por necesidad, el segundo por potencia».

San Beda: «Después que el Señor se dejó ver y tocar, les recordó lo que decían las Escrituras, y a continuación les abrió el entendimiento para que entendiesen lo que leían».

San Eusebio: «Pero si todo lo que Jesús había predicho ya debía producir efecto, y ya su palabra, viva y eficaz, empezaba a verse por todo el mundo por medio de la fe, era llegado el momento en que no hubiese incrédulos respecto de Aquel que había producido esta fe. Conviene, pues, que lleve una vida muy santa aquel cuyas obras vivas deben estar conformes con sus palabras. Todo esto se cumplió por el ministerio de los Apóstoles. Por esto añade: “Y vosotros, testigos sois de estas cosas”. Esto es, de la muerte y de la resurrección del Señor».

 

CATECISMO DE LA IGLESIA

642: Todo lo que sucedió en estas jornadas pascuales compromete a cada uno de los Apóstoles —y a Pedro en particular— en la construcción de la era nueva que comenzó en la mañana de Pascua. Como testigos del Resucitado, los Apóstoles son las piedras de fundación de su Iglesia. La fe de la primera comunidad de creyentes se funda en el testimonio de hombres concretos, conocidos de los cristianos y, para la mayoría, viviendo entre ellos todavía. Estos «testigos de la Resurrección de Cristo» son ante todo Pedro y los Doce, pero no solamente ellos: Pablo habla claramente de más de quinientas personas a las que se apareció Jesús en una sola vez, además de Santiago y de todos los Apóstoles.

643: Ante estos testimonios es imposible interpretar la Resurrección de Cristo fuera del orden físico, y no reconocerlo como un hecho histórico. Sabemos por los hechos que la fe de los discípulos fue sometida a la prueba radical de la pasión y de la muerte en cruz de su Maestro, anunciada por Él de antemano. La sacudida provocada por la pasión fue tan grande que (por lo menos, algunos de ellos) no creyeron tan pronto en la noticia de la resurrección. Los evangelios, lejos de mostrarnos una comunidad arrobada por una exaltación mística, nos presentan a los discípulos abatidos y asustados. Por eso no creyeron a las santas mujeres que regresaban del sepulcro y «sus palabras les parecían como desatinos» (Lc 24, 11). Cuando Jesús se manifiesta a los once en la tarde de Pascua, «les echó en cara su incredulidad y su dureza de cabeza por no haber creído a quienes le habían visto resucitado» (Mc 16, 14).

644: Tan imposible les parece la cosa que, incluso puestos ante la realidad de Jesús resucitado, los discípulos dudan todavía (ver Lc 24, 38): creen ver un espíritu (ver Lc 24, 39). «No acaban de creerlo a causa de la alegría y estaban asombrados» (Lc 24, 41). Tomás conocerá la misma prueba de la duda y, en la última aparición en Galilea referida por Mateo, «algunos sin embargo dudaron» (Mt 28, 17). Por esto la hipótesis según la cual la resurrección habría sido un «producto» de la fe (o de la credulidad) de los Apóstoles no tiene consistencia. Muy al contrario, su fe en la Resurrección nació —bajo la acción de la gracia divina— de la experiencia directa de la realidad de Jesús resucitado.

645: Jesús resucitado establece con sus discípulos relaciones directas mediante el tacto y el compartir la comida. Les invita así a reconocer que Él no es un espíritu, pero sobre todo a que comprueben que el cuerpo resucitado con el que se presenta ante ellos es el mismo que ha sido martirizado y crucificado, ya que sigue llevando las huellas de su pasión. Este cuerpo auténtico y real posee sin embargo, al mismo tiempo, las propiedades nuevas de un cuerpo glorioso: no está situado en el espacio ni en el tiempo, pero puede hacerse presente a su voluntad donde quiere y cuando quiere porque su humanidad ya no puede ser retenida en la tierra y no pertenece ya más que al dominio divino del Padre. Por esta razón también Jesús resucitado es soberanamente libre de aparecer como quiere: bajo la apariencia de un jardinero o «bajo otra figura» (Mc 16, 12) distinta de la que les era familiar a los discípulos, y eso para suscitar su fe.

646: La Resurrección de Cristo no fue un retorno a la vida terrena como en el caso de las resurrecciones que Él había realizado antes de Pascua: la hija de Jairo, el joven de Naím, Lázaro. Estos hechos eran acontecimientos milagrosos, pero las personas afectadas por el milagro volvían a tener, por el poder de Jesús, una vida terrena «ordinaria». En cierto momento, volverán a morir. La Resurrección de Cristo es esencialmente diferente. En su cuerpo resucitado, pasa del estado de muerte a otra vida más allá del tiempo y del espacio. En la Resurrección, el cuerpo de Jesús se llena del poder del Espíritu Santo; participa de la vida divina en el estado de su gloria, tanto que San Pablo puede decir de Cristo que es «el hombre celestial».

 

Benedicto XVI:

En este tercer domingo del tiempo pascual, la liturgia pone una vez más en el centro de nuestra atención el misterio de Cristo resucitado. Victorioso sobre el mal y sobre la muerte, el Autor de la vida, que se inmoló como víctima de expiación por nuestros pecados, «no cesa de ofrecerse por nosotros, de interceder por todos; inmolado, ya no vuelve a morir; sacrificado, vive para siempre» (Prefacio pascual,III). Dejemos que nos inunde interiormente el resplandor pascual que irradia este gran misterio y, con el salmo responsorial, imploremos: «Haz brillar sobre nosotros el resplandor de tu rostro».

…la Iglesia nos invita siempre, y de modo especial en este tiempo pascual, a dirigir nuestra mirada a Cristo resucitado, realmente presente en el sacramento de la Eucaristía.

En la página evangélica, san Lucas refiere una de las apariciones de Jesús resucitado (cf. Lc 24, 35-48). Precisamente al inicio del pasaje, el evangelista comenta que los dos discípulos de Emaús, habiendo vuelto de prisa a Jerusalén, contaron a los Once cómo lo habían reconocido “al partir el pan» (Lc 24, 35). Y, mientras estaban contando la extraordinaria experiencia de su encuentro con el Señor, él «se presentó en medio de ellos» (v. 36). A causa de esta repentina  aparición, los Apóstoles se atemorizaron y asustaron hasta tal punto que Jesús, para tranquilizarlos y vencer cualquier titubeo y duda, les pidió que lo tocaran —no era una fantasma, sino un hombre de carne y hueso—, y después les pidió algo para comer. Una vez más, como había sucedido con los dos discípulos de Emaús, Cristo resucitado se manifiesta a los discípulos en la mesa, mientras come con los suyos, ayudándoles a comprender las Escrituras y a releer los acontecimientos de la  salvación a la luz de la Pascua. Les dice: «Es necesario que se cumpla todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí» (v. 44). Y los invita a mirar al futuro: «En su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos» (v. 47).

Toda comunidad revive esta misma experiencia en la celebración eucarística, especialmente en la dominical. La Eucaristía, lugar privilegiado en el que la Iglesia reconoce «al autor de la vida» (cf.Hch 3, 15), es «la fracción del pan», como se llama en los Hechos de los Apóstoles. En ella, mediante la fe, entramos en comunión con Cristo, que es «sacerdote, víctima y altar» (cf. Prefacio pascual v) y está en medio de nosotros. En torno a él nos reunimos para recordar sus palabras y los acontecimientos contenidos en la Escritura; revivimos su pasión, muerte y resurrección. Al celebrar la Eucaristía, comulgamos a Cristo, víctima de expiación, y de él recibimos perdón y vida. ¿Qué sería de nuestra vida de cristianos sin la Eucaristía? La Eucaristía es la herencia perpetua y viva que nos dejó el Señor en el sacramento de su Cuerpo y su Sangre, en el que debemos reflexionar y profundizar constantemente para que,  como afirmó el venerado Papa Pablo VI, pueda «imprimir su inagotable eficacia en todos los días de nuestra vida mortal” (Insegnamenti, V, 1967, p. 779).

(Domingo 26 de abril de 2009)

 

Nota:

¿De qué dudaban aún los discípulos, si ya estaban convencidos de la autenticidad de su resurrección? ¿Qué pensamientos venían a sus mentes? Acaso aquellos que no habían tenido aún la experiencia de “ver y tocar” al Señor resucitado no terminaban de creer aún en la veracidad del hecho, ni siquiera por el testimonio de Pedro u otros discípulos, como sucedería con Tomás. Por otro lado, ¿era “el Señor resucitado” un espíritu o un fantasma? ¿O había resucitado con un cuerpo verdadero? ¿Cómo podía entonces hacerse presente de un momento a otro en un recinto cerrado? El Señor sabía que la mejor manera de disipar las dudas persistentes de algunos discípulos así como sus ideas equivocadas acerca de su resurrección era el contacto con la realidad objetiva, con la verdad de los hechos: «tóquenme», les dice, para que viesen que no era un espíritu o un ser inmaterial, sino que verdaderamente había resucitado en «carne y huesos». Asimismo «les mostró las manos y los pies» para que viesen que no se trataba de otro sino de Él mismo, el Crucificado. Finalmente «co­mió delante de ellos» para que terminasen de creer que había resucitado con un cuerpo auténtico y real. El suyo «posee sin embargo, al mismo tiempo, las propiedades nuevas de un cuerpo glorioso: no está situado en el espacio ni en el tiempo» (Catecismo de la Iglesia Católica, 645). De allí que puede hacerse presente donde quiere y cuando quiere.

Alguno se podría preguntar si estas apariciones fueron encuentros reales con el Señor o, más bien, visiones de tipo subjetivo. Según los estudios de la  narración de los evangelios, se desprende que fueron encuentros reales, objetivos: el verbo griego que normalmente se emplea para describir las apari­ciones del Resucitado es ophzé (“se dejó ver”). El empleo de este verbo coincide con el uso que hace la traducción de los LXX para hablar de las aparicio­nes de Dios en el Antiguo Testamento.

En muchos otros casos los verbos griegos usados para hablar de las apariciones del Resucitado son de la raíz faino o fane­roo que significan, literalmente, “mostrarse visiblemente” (ver Hech 10, 40; Mc 16, 9; Lc 24, 31).

En otras ocasiones se emplean verbos que tienen el significado de co­locarse o situarse espacialmente: «Se colocó en medio de ellos» (Lc 24, 36; Jn 20, 19.26; Mt 28, 9; Hech 1, 3).

Es el caso que los apóstoles tienen visiones subjetivas de tipo diurno y, sobre todo, nocturno, y a estas les dan el nombre de hórama (Hech 11, 5.10.17.19), que nunca emplean para designar los encuentros con Jesús resucitado.

Los discípulos de Cristo dan testimonio (martyría) de la Resurrección de Cristo, algunos de ellos con el derramamiento de su propia sangre. Dicho término solo se utiliza para referirse a lo que se ha visto y oído objetivamente, no a impre­siones subjetivas. Así vemos a los testigos del Resucitado decir ante el Sanedrín: «Nosotros no podemos callar lo que hemos visto y oído» (Hech 4, 20). El testimonio obedece a reales encuentros con el Señor resucitado.

La espera había llegado a su fin: Él era el Mesías, y—a diferencia de la idea de un Caudillo poderoso y exitoso— este verdadero Mesías debía padecer y resucitar al tercer día para la reconciliación de todo el género humano.

A ellos les correspondía ahora la tarea de divulgar esta buena nueva a todos, de invitar a la conversión y el perdón de los pecados. Sería su misión dar testimonio de lo que ellos estando con el Señor oyeron, vieron y tocaron: «lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de vida… os lo anunciamos» (1Jn 1, 1-3).

También hoy muchos católicos bautizados, haciéndose eco de un mundo que no cree y que rechaza a Dios y a su Enviado, viven sumidos en la incredulidad, en las dudas y escepticismos. Dudan que Cristo haya resucitado verdaderamente, cuestionan el testimonio de aquellos testigos de la resurrección de Jesucristo porque cuestionan la veracidad de los mismos Evangelios y la autoridad de la Iglesia, y viven de acuerdo a lo que creen, es decir, viven como si Cristo no hubiera muerto en la Cruz y no hubiera resucitado.

Ante esta dolorosa incredulidad de muchos que estuvieron dentro de la Iglesia nos toca a nosotros afirmar hoy con convicción y gozo profundo, como aquellos Apóstoles y discípulos: «¡El Señor ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado!». No es una teoría, sino una realidad histórica», que «no es un mito ni un sueño, no es una visión ni una utopía, no es una fábula, sino un acontecimiento único e irrepetible: Jesús de Nazaret, hijo de María, que en el crepúsculo del Viernes fue bajado de la cruz y sepultado, ha salido vencedor de la tumba» (S.S. Benedicto XVI). Creo, pues, que la resurrección de Jesucristo es un acontecimiento auténtico, verdaderamente sucedido en la historia.

Pedro se presenta ante muchos israelitas como testigo del Resucitado (1ª. lectura). Su testimonio es valiente, decidido, audaz. El núcleo de su mensaje es éste: Dios resucitó de entre los muertos a quien ellos crucificaron por mano de los romanos. ¡Dios resucitó a Jesucristo! Es un testimonio desde la historia, desde el acontecimiento realizado en la historia y en nuestra propia historia.

Los comentarios están cerrados.