Misioneros Oblatos denuncian violencia y terror en Filipinas.

Cotabato (Agencia Fides) – Como congregación presente desde hace más de 65 años en Mindanao, en las islas Sulu y Tawi-Tawi, los Misioneros Oblatos de Maria Inmaculada (OMI) se muestran «sorprendidos» por el nuevo estallido de violencia que ha golpeado diversos municipios y aldeas del Sur de Filipinas, causando terror, muerte, destrucción y evacuación. Lo afirma un comunicado oficial enviado a Fides desde la provincia Filipina de los OMI y firmado por el P. Ramón Barnabe, Superior Provincial. Los misioneros afirman que la violencia ha borrado las promesas y los esfuerzos del gobierno local y nacional, de agencias multilaterales y de la sociedad civil de apaciguar el área, después de décadas de conflicto y abandono, definiendo lo que está ocurriendo como «injusto y desolador.» Los misioneros Oblatos se manifiestan «cercanos a la comunidad civil que ha padecido las consecuencias de tal catástrofe. Su esperanza de una vida mejor se ha visto de nuevo decepcionada. La luz de un entorno pacífico para sus niños se ha visto de nuevo cubierta por la oscuridad de las hostilidades.» Por ello, los misioneros piden al ejército que frene todo ataque e invitan a las autoridades públicas a buscar vías pacíficas para tratar la delicada cuestión de las reivindicaciones de las poblaciones del Sur del archipiélago. El documento de los OMI pide en particular: una investigación esmerada sobre las causas de los recientes enfrentamientos; el retorno de las familias evacuadas a sus casas; la reconstrucción de infraestructuras y servicios dañados; una revisión de los acuerdos de 1996; el proceso para quienes han violado las leyes vigentes; iniciativas de no violencia y reconciliación. Los Oblatos afirman que siguen trabajando y rezando intensamente por la causa de la paz y la armonía en la región. (PA) (Agencia Fides 12/4/2005 Líneas: 25 Palabras: 310)

Los comentarios están cerrados.