ONU: NIÑOS ¿DERECHOS O PERVERSIÓN?

Desde el 17 de mayo al 4 de junio este año, tuvo lugar la sesión 36º del Comité de seguimiento de la Convención Internacional de Derechos del Niño, en la que se evaluaron los informes presentados por la República Democrática de Corea, Dominica, El Salvador, Francia, Liberia, Myanmar, Panamá, Ruanda, Santo Tomé y Principe. Al término de la misma el Comité publicó las recomendaciones que esos países deberían incorporar, de acuerdo con las “fallas” que el Comité detectó en la aplicación de la Convención. Disolución de la familia y perversión sexual Elegimos para ejemplificar las recomendaciones a tres de los países que se presentaron ante el Comité, éstas se resumen en una continua presión sobre los gobiernos para integrar a los niños y jóvenes en los programas y servicios de salud sexual y reproductiva (aborto encubierto), sin conocimiento de sus padres. El Comité desconoce absolutamente a los padres, por ejemplo, en su Observación General nº 3 sobre el HIV-SIDA, extiende el supuesto derecho a la confidencialidad de los niños/as y adolescentes a los resultados de los estudios de detección del virus, de modo que no se debe dar a conocer el resultado a terceros sin permiso expreso de los interesados, “entendiéndose como terceros también a los padres”. En la misma Observación General y también en la nº 4, el Comité asegura el respeto a la “orientación sexual” de los niños/as o adolescentes, convirtiendo la homosexualidad en un derecho, reconociéndole una normalidad que no tiene, prohibiendo la intervención de los padres para educar a sus hijos en el recto y natural sentido de la sexualidad e implícitamente aclarando, por si quedaban dudas, uno de los contenidos de la “educación sexual” que impone. (Recordamos que las Observaciones Generales son la “interpretación auténtica” del texto de la Convención y que sólo el Comité está autorizado para redactarlas. Según los dictados de la ONU, a las Observaciones se debería adaptar la legislación particular de los Estados parte o firmantes de la Convención). El Comité parece ignorar que los programas de salud sexual y reproductiva, y la educación sexual según los parámetros de la ONU, sus agencias y las ONG’s del sistema, han provocado en los países que los implementan un aumento de los embarazos adolescentes; un aumento en los contagios de las enfermedades de transmisión sexual, incluido el SIDA; y un aumento del número de abortos quirúrgicos. Esos planes y programas, entre otras cosas, han creado la excusa para el reparto masivo, indiscriminado y letal -para los niños recién concebidos y también para sus madres- del abortivo llamado “píldora del día después”. Recordamos que recientemente la FDA, agencia del gobierno de USA que autoriza la venta y distribución de medicamentos, no autorizó -a pesar de la presión de los laboratorios-, la venta sin receta a menores de esta píldora, por el desequilibrio hormonal que les provocaría. Demás está decir que “la cooperación técnica” ofrecida por el Comité, remite a las agencias de la ONU más activas en la difusión de la cultura de la muerte: el Fondo para la Población, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la UNICEF y la agencia creada para combatir el SIDA (UNAIDS). Recomendaciones a la Mancomunidad de Dominica (…) Salud Adolescente 40. El Comité está preocupado por la alta incidencia de los embarazos adolescentes y el abuso de alcohol entre los adolescentes y el bajo nivel de servicios para la salud mental de los adolescentes, particularmente en las áreas rurales y para los niños indígenas caribes. 41. El Comité recomienda al Estado Parte: a) Que debe tomar medidas efectivas para reducir la tasa de embarazos adolescentes, a través de: la realización de una educación para la salud, incluyendo la educación sexual como parte del curriculum escolar, y fortaleciendo la campaña de información sobre el uso de contraceptivos. (…) Recomendaciones a El Salvador (…) Salud Adolescente 51. El Comité está preocupado por el alto número de embarazos adolescentes y la falta de programas sobre salud sexual y reproductiva. También lamenta la falta de información disponible sobre las enfermedades de trasmisión sexual, y el abuso de drogas, alcohol y tabaco. 52. El Comité recomienda al Estado Parte que preste más atención a la salud de los adolescentes, tomando en consideración la “Observación General Nº 4 del Comité sobre la salud y desarrollo de los adolescentes en el contexto de la Convención sobre los Derechos del Niño”. En particular, se le recomienda al Estado parte que fortalezca la educación sobre la salud sexual y reproductiva para los adolescentes, especialmente en las escuelas, enfocándola para reducir la incidencia de las enfermedades de trasmisión sexual (ETS) y los embarazos adolescentes, y para proveer a las niñas embarazadas con la asistencia necesaria, el acceso al cuidado para la salud y el acceso a la educación. (Nota: en el lenguaje de la ONU, cuidado o cuidados para la salud, incluye el aborto quirúrgico) HIV/SIDA 54. El Comité remite al Estado parte a su Observación General Nº 3 sobre HIV/SIDA y los derechos de los niños y recomienda que el Estado parte refuerce su empeño para combatir el HIV/SIDA, incluyendo: a) Programas preventivos; (…) c) Desarrollar asesoramiento sensible y confidencial en el cuidado, integrando el interés superior del niño; y d) Buscar la cooperación técnica de, entre otros, UNFPA, UNICEF, el INTER-AMERICAN CHILDREN’S INSTITUTE, WHO (OMS) y UNAIDS. (…) Recomendaciones a Panamá (…) Salud Adolescente 45. A pesar que observamos una legislación vigente (La Ley 29 del 2002, sobre salud y educación de las adolescentes embarazadas), sobre la protección de las adolescentes embarazadas y el programa sobre padres responsables, el Comité está preocupado por la alta prevalencia de los embarazos adolescentes y las enfermedades de trasmisión sexual y por la ausencia significativa de medidas tomadas para prevenir estos problemas. El Comité está muy preocupado por la carencia de programas sobre salud reproductiva, educación sexual, planificación familiar y programas para la salud mental. 46. El Comité recomienda al Estado parte que asegure servicios adecuados para la salud adolescente, como señala en su Observación General Nº 4 sobre salud adolescente, especialmente implementando programas sobre salud reproductiva, educación sexual y planificación familiar. El Comité también recomendó al Estado parte que implemente programas sobre salud mental. HIV/SIDA 47. Mientras el Comité aprecia los esfuerzos hechos por el Estado parte para proveer el acceso gratuito para las drogas antiretrovirales, el Comité expresa su preocupación acerca del aumento de la incidencia del HIV/SIDA en el Estado parte y del alto número de niños quienes están infectados con HIV. 48. El Comité da como referencia al Estado parte su Observación General Nº 3 sobre el HIV/SIDA y los derechos del niño y le recomienda al Estado parte que refuerce sus esfuerzos para combatir el HIV/SIDA, incluyéndolos a través de: a) programas preventivos; b) emprendiendo un estudio comprensivo sobre el predominio y el impacto negativo de las ETS y del HIV/SIDA incluyendo el número de niños afectados; c) desarrollando para el niño asesoramiento sensible y confidencial; cuidados y facilidades para su reintegración, que sean accesibles sin el consentimiento de los padres, cuando esto sea en beneficio del interés superior del niño; y d) buscando cooperación técnica de, entre otros, la UNFPA, UNICEF, WHO (OMS) y UNAIDS. (…) Fuentes: Propias; CRC/GC/2003/4, 21-07-03; CRC/C/15/Add.238, 04-06-04, UNEDITED VERSION; CRC/C/15/Add.232, 04-06-04, UNEDITED VERSION; CRC/C/15/Add.233, 04-06-04, UNEDITED VERSION; Committee on the Rights of the Child Concluding Observations, personal mail 24-06-04. Por Juan C. Sanahuja

Los comentarios están cerrados.