TELEGRAMA POR LA MUERTE DEL CARDENAL SCHOTTE

CIUDAD DEL VATICANO, 11 ENE 2005 (VIS).-Con motivo del fallecimiento del cardenal Jan P. Schotte, C.I.C.M., ayer por la tarde en Roma a los 76 años, el Santo Padre ha enviado el siguiente telegrama de pésame a Hubert Schotte. El purpurado belga era presidente de la Oficina Central para Asuntos Laborales y secretario general emérito del Sínodo de los Obispos. «He recibido con tristeza la noticia de la muerte inesperada del querido cardenal Jan Pieter Schotte, y deseo expresar mis sentimientos de pésame a Usted y a sus familiares, al igual que a la congregación del Corazón Inmaculado de María y a cuantos lo han conocido y apreciado.Recuerdo con agrado la fiel colaboración que prestó durante tantos años a la Santa Sede y especialmente su servicio generoso como Secretario General del Sínodo de los Obispos. Nos deja el ejemplo de una vida entregada a Cristo en la adhesión coherente a su vocación sacerdotal y religiosa y siempre atento a las cuestiones sociales con plena fidelidad al Evangelio y a las enseñanzas de la Iglesia. Rezo fervientes oraciones de sufragio para que el Señor acoja a este hermano cardenal, tan llorado, en la paz y el gozo eternos. A Usted y a cuantos lloran su desaparición imparto la consoladora bendición apostólica, signo de mi sincera participación en este dolor». El Santo Padre presidirá las exequias el viernes 14 de enero, a las 11,00, en el altar de la Confesión de la basílica vaticana. El cardenal Joseph Ratzinger, decano del colegio cardenalicio, celebrará la Santa Misa con los demás purpurados.

Los comentarios están cerrados.