No desfallecer en la lucha por la vida humana

Bogotá (Gaudium Press) Tras conocerse el hundimiento del Proyecto de Acto Legislativo en defensa de la vida, que se adelantaba en la Comisión Primera del Senado Colombiano, con el que se buscaba complementar el Artículo 11 de la Constitución de Colombia, para que de manera explícita se defienda la vida en toda sus etapas -desde la fecundación hasta la muerte natural- el Secretario General del Episcopado Colombiano, Mons. Juan Vicente Córdoba, invitó a «no desfallecer» en la lucha por el respeto a toda vida humana.
Mons. Córdoba pidió «proseguir en la lucha por el respeto a toda vida humana, desde la fecundación hasta la muerte natural»
A través de una nota de prensa difundida por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Mons. Córdoba dijo que es necesario «proseguir en la lucha por el respeto a toda vida humana, desde la fecundación hasta la muerte natural», y recordó enfáticamente que «el aborto constituye una grave ofensa al Creador y un atentado contra el más fundamental de los derechos humanos».
A los senadores que en el debate apoyaron el acto legislativo, el Secretario General de la CEC también expresó: «siento sincera satisfacción al constatar el profesionalismo y la convicción con que algunos senadores defendieron la vida».
Asimismo, manifestó su desacuerdo con que la decisión de Senado ignorara el clamor popular de defender la vida, puesto que la iniciativa legislativa contó con el respaldo de 5 millones de colombianos que con su firma apoyaron la vida. «Es evidente que la voluntad popular no se vio reflejada en el resultado del debate», dijo al respecto Mons. Córdoba.

De otra parte, también alentó a seguir trabajando por el respeto de toda vida humana señalando que «hoy más que nunca, debemos reafirmar nuestro compromiso con la defensa de la vida y de la auténtica dignidad de la mujer colombiana».
De acuerdo con información difundida ayer por varios medios de comunicación colombianos, algunos senadores ya anunciaron que se promoverá un referendo popular por medio del cual se consagre que el derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte natural.
Con información de la Conferencia Episcopal de Colombia.

Los comentarios están cerrados.