Benedicto XVI clausura Congreso Eucarístico en Bari.

El Papa Benedicto XVI viajó hoy a la sureña ciudad italiana de Bari para clausurar el Congreso Eucarístico Nacional, en la que fue su primera salida del Vaticano desde que comenzó su pontificado. La visita duró unas siete horas, desde la salida del Papa de Ciudad del Vaticano en helicóptero, prevista a las 07:45 hora local, hasta su regreso, programado para las 14:30 horas local. La celebración litúrgica comenzó a las 10:00 de la mañana y concluyó con el tradicional rezo del Angelus en la explanada de Marisabella de Bari, la capital de la región suroriental italiana de Puglia. El papa Benedicto XVI instó hoy a recuperar el sentido del domingo, fiesta cristiana, en una «época de consumismo desenfrenado» y renovó su compromiso para trabajar para la unidad de todos los cristianos. «Recuperemos el sentido del domingo, de la fiesta cristiana que da la medida del vivir, en una época de consumismo desenfrenado, de indiferencia religiosa y secularismo cerrado a la trascendencia, una época que nos pueda dar la sensación de vivir en el desierto», subrayó el Pontífice al concluir el XXIV Congreso Eucarístico. Las Iglesias de Oriente y Occidente se dividieron en el Gran Cisma de 1054 y la anglicana y protestante se separaron de Roma en el siglo XVI, pero desde su elección, el nuevo Papa se ha esforzado para mostrar su compromiso para un diálogo entre religiones. «Cómo podemos comunicarnos con el Señor si no nos comunicamos entre nosotros mismo», dijo el Papa en su homilía. Benedicto incitó a todos los cristianos a no permitir que su almas se carcomieran por «la termita del resentimiento» por los acontecimientos pasados sino que aprendiesen «la gran lección del perdón». El recorrido entre el lugar elegido para la Misa y el campo deportivo donde aterrizó el helicóptero lo hizo Benedicto XVI a bordo del papamóvil para poder saludar a las decenas de miles de fieles que está previsto que asistan a esta cita religiosa. La Protección Civil italiana puso en marcha un dispositivo especial, con la presencia de miles de voluntarios, 1.150 médicos y enfermeros junto con 60 ambulancias, así como 400.000 litros de agua para combatir las altas temperaturas en la zona por estar en verano.

Los comentarios están cerrados.