El Papa, »profundamente entristecido» por asesinato de obispo en Kenia.

El Papa Benedicto XVI está «profundamente entristecido» por el asesinato del obispo, Mons. Luigi Locati, Vicario Apostólico de Isiolo, en el norte de Kenia, y espera que la muerte del prelado «acelere el amanecer» de la paz y reconciliación en el país africano, anunció hoy el Vaticano. En un telegrama enviado por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano, el Papa presentó «sus sentidas condolencias» y aseguró que «rezará por el difunto». S.S. Benedicto XVI añadió en el telegrama que el obispo tenía un «alma noble» y elogió el «avance de la dignidad humana que caracterizó su sacerdocio y su ministerio episcopal». El Pontífice también «oró para que la muerte del obispo Locati acelere el amanecer de la paz y la reconciliación a la que se dedicó hasta el final». Por otra parte, la policía local detuvo a dos hombres que habrían participado en el asesinato del Obispo Luigi Locati, Vicario Apostólico de Isiolo, según informaron fuentes oficiales. El oficial Robert Kipkemei Kitur de la policía local declaró a la agencia Reuters que los dos sospechosos fueron encontrados con 18 rondas de municiones. Según Kitur, los policías que se encargaron del arresto también recuperaron dos cartuchos de dos armas diferentes. “Parece que una es de un rifle G-3 y la otra de un rifle AK-47”, indicó. La muerte del Obispo sucedió una semana después del sangriento enfrentamiento entre tribus en el distrito de Marsabit, al sur de la frontera etíope, donde al menos unas 75 personas fueron asesinadas. Joseph Samal, un coordinador de desarrollo del Vicariato Apostólico de Isiolo, declaró que para la gente el asesinato tiene que ver con asuntos locales. Martín Kivuva, también del Vicariato, consideró que el asesinato no tiene relación con los sangrientos enfrentamientos en Marsabit. «Todo es posible, pero la gente cree que el asesinato de Mons. Locati no tiene que ver con la violencia de ese lugar”, comentó y agregó que “el norte de Kenya es un área peligrosa en donde cualquier viajero necesita un acompañante y donde ni siquiera los miembros de la Iglesia tienen suficiente protección”.

Los comentarios están cerrados.