Las fumatas desde la Capilla Sixtina.

El portavoz Joaquín Navarro-Valls dijo a periodistas en la última rueda de prensa antes del inicio del cónclave el lunes, que el Vaticano confiaba en establecer unas medidas de seguridad elaboradas y de alta tecnología en la zona donde se reunirán los cardenales para mantener el proceso en secreto. Navarro-Valls dijo que el horario para las señales de humo era «puramente aproximado» y reiteró que cuando se elija un nuevo Papa repicarán las campanas de la basílica de San Pedro para acompañar la fumata blanca, de forma que no haya errores.El cónclave comenzará el lunes a las 16:30 horas, cuando los 115 cardenales se encierren en la capilla y presten un juramento de secreto y fidelidad en las regulaciones que rigen el ritual de siglos de antigüedad. Esa tarde decidirán si celebran la primera votación el lunes por la noche o esperan al martes por la mañana. Si no han elegido un nuevo Papa en tres días, pueden parar durante un día como máximo para rezar y reflexionar. Ese día puede ser el jueves o el viernes. Navarro-Valls también dijo que en las 12 reuniones formales que los cardenales han realizado -las Congregaciones Generales- desde la muerte de Juan Pablo II, no se han propuesto nombres de candidatos, dejando claro que los informes de la prensa, sobre presuntas coaliciones tras algunos candidatos, son solo invenciones mediáticas de la prensa.

Los comentarios están cerrados.